no está satisfecha

Quepicornicanor.wordpress.com

Basta de darnos agua de inodoro, por no decir otra cosa.

Sobre la desfachatez de tanto “ser fétido” creado en las cloacas de Frecuencia Latina.

"La televisión hace de la muerte un espectáculo, de la mujer un objeto y de la política un circo"

www.15mundial.com

Publicado: 2016-10-10

Cuando comienzo a redactar este artículo lo primero que viene a mi mente es una pregunta que me llena de frustración:

¿Y por qué cuando los hombres sacan los pies del plato, así sea con la mirada, por ínbox o con lo que encuentren a la mano son celebrados y nosotras somos crucificadas?

Me indigno, reniego, pataleo, tomo mi tecito calmante y rápidamente aparece la segunda pregunta:

¿Por qué tenemos que seguir soportando programas como Amor, Amor, Amor?

Respondo a mi primera pregunta:

Nos hemos defendido de esta postura machista hasta el cansancio, hemos marchado, hemos llorado, gritado y aleteado sin agua y sin embargo nada ha madurado. Pero, como la primera pregunta y la primera respuesta me hacen hervir el estómago hasta generarme pirosis (vinagrera en el argot popular), procedo a responderme la segunda pregunta para calmarme y no convertirme en el personaje de "Un día de Furia".

La segunda respuesta trae a mi mente la grandiosa para mí pero odiosa frase para nuestra Lima cucufata escrita por Leslie Shaw:

"Hablen con mi culo", respuesta que tatuó en su cuenta de Facebook tras la insistencia de los medios sobre la supuesta vuelta del piloto con incontinencia "libídica", al ruedo del corazón de la rubia.

También me recuerda la frase de esta semana:

"Me siento como una piñata" de Yahaira Plasencia, tras semanas de semanas, días de días, horas de horas, en que el peor programa de la televisión peruana se dedicó a hacerle la vida imposible tras su supuesta infidelidad.

El señor Rodrigo Gonzales, que tanto defendía la marcha #NiUnaMenos, se ha encargado de fusilar a salivazos a una mujer, equivocada o no, y llevarla al borde de una terrible depresión tras este ensañamiento agresivo para con ella. Para con ella, para con Leslie, para con tantas más.

Claro, varios dirán que el dinero y el poder televisivo escapa de cualquier principio de ética, compasión, solidaridad y que el señor hace rato se quedó sin los adjetivos calificativos positivos.

Si leyera este artículo, diría, muy orondo frente a cámaras: "Mamita, quién eres, a quién le has ganado" ó con cualquier estupidez que se le ocurra con tal de seguir manteniendo en pie cualquier agresión sicológica que le es permitida por unos puntos más de rating.

Esto no sólo se trata de los derechos de la mujer, de Leslie, Yahaira y tantas otras figuras de la farándula. Esto va mucho más allá.

Este programa nauseabundo contamina nuestras vidas, a nuestros hijos, la mente de peruanos que lamentablemente, en sus horas de ocio, al prender el televisor no pueden encontrar mayores alternativas para entretenerse.

No sé qué les parece a ustedes, pero a mí me duelen los oídos de tanta bajeza; ¡Apaga el televisor pues!

De hecho, la solución inmediata. Pero con ello no basta. Debemos protegernos frente a tanta desfachatez, de tanto “ser fétido” creado en las cloacas de Frecuencia Latina.

Ministra Aráoz, usted propuso hacer algo. ¡Hágalo ya! Porque no tengo la menor idea de lo que podemos hacer nosotros, los ciudadanos a pie, sin poder de influencia, más que chillar en las redes y escribir artículos.

Enviado desde mi iPhone


Escrito por

Masha Chávarri

Actriz, Coach y Facilitador


Publicado en

Mashazeta

De la vida y de otras cosas..